martes, 31 de diciembre de 2019

2019

No ha sido el peor año de mi vida. Pero tampoco el mejor. Ha sido un año raro, de alternancia de colorines, de días grises, de días azules, de momentos grises, de momentos azules. Lo normal en la vida, vamos.

Ha sido el año en el que he vuelto a cogerle el gusto a la lectura, allá por el mes de agosto, gracias a Arturo Pérez-Reverte y su “El tango de la guardia vieja” y gracias a Elizabeth J. Howard y sus Crónicas de los Cazalet (me quedan aún tres libros por leer, qué felicidad). Pero aún estoy cogiendo carrerilla. Ha sido un año de muchos viajes, muchos de ellos cortos y nacionales, oh, Madrid, amigos y teatro (“El Rey León”, “La función que sale mal”, “El médico”). Ha sido volver a destinos europeos conocidos varios, incluyendo Copenhague, Bruselas, Roma (siempre Roma). Ha sido volver a Namibia, aunque estuve poco tiempo y malísima y (ahora sí) no sé si volveré. Ha sido El Cairo y las pirámides de Giza, menudo regalo, sigo sin acabar de creerme que yo estuviera allí. He estado en todas mis islas, en todas, y a veces con repetición.

Ha sido un año de reiniciarme, de reinventarme, de parar, respirar y ver por dónde seguir; de ver quién está ahí, y quién sólo pasaba por ahí. De reírme mucho, mucho. De llorar también mucho. Se han ido de manera inesperada tres personas relativamente cercanas, tres personas que apreciaba y ahora, de repente, no están. Me temo que esto va a ser cada vez más habitual a partir de ahora. Cosas de hacerse mayor.

Pienso en 2019 y se me vienen a la mente unos cuantos momentos malos. Pienso en momentos bonitos y, madre mía, se me viene a la mente un montón de instantes tontos, absurdos, con gente bonita y querida, con risas, confidencias, abrazos y más risas. Gente bonita de mi vida: gracias por estar ahí. Y a ti, 2019..., pues hasta luego.

1 comentario: