Mostrando entradas con la etiqueta series. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta series. Mostrar todas las entradas

viernes, 3 de febrero de 2017

Saludo al sol

Hace un montón de tiempo, durante años sucesivos, fui a clases de yoga y de pilates. El criterio para ir a unas clases u otras era fundamentalmente el horario del centro cultural que entonces existía en mi barrio y que acabó desapareciendo. Luego me apunté a un casal de barrio, pero también acabé dejándolo porque me cambiaron el horario. Me gustaron tanto unas como otras y, además, tuve varias profesoras, cada una con su estilo que me gustaron más o menos. Hace más de un año que no hago ni yoga ni pilates, así que ahora que estoy en una nueva fase temporal de mi vida, de encierro casero voluntario, de no viajar, de no hacer (casi) nada más con mi vida que estudiar, he vuelto a hacer algo de yoga. Y con “algo de yoga” me refiero a hacer unos cuantos saludos al sol.

Me costó empezar, porque necesitaba encontrar el momento y el ambiente adecuado. Así que recordé una canción que nos ponía una de las profesoras que tuve, una canción que sabía tararear pero no tenía ni idea de dónde era ni dónde encontrarla. Sólo tenía una pista: recordaba que aparecía al final de un capítulo de “Doctor en Alaska”, como descubrí en una de las veces que revisé esta (maravillosa) serie. Creía que había apuntando qué capítulo era en algún lugar de mi ordenador y, lo busqué y… efectivamente, ahí estaba: un archivo llamado “Doctor en Alaska” en el que se leía textualmente “Música Yoga. Cap. 4.11”. De ahí a buscar el capítulo en el disco duro donde tengo almacenada la serie, poner la parte final, enchufar el Shazam (ah, esa mágica aplicación) y descubrir qué canción era, pasaron sólo unos minutos.

La canción es ésta:
 
 

La canción se llama “Tango to Evora” y es de Loreena McKennitt. Me sorprendió cuando el primer vídeo que me salió con esta canción, éste, con imágenes de “Mr. And Mrs. Smith”. ¿Sale en su banda sonora? Ni idea, no la he visto. Pero bueno, la cuestión es que descubrí la canción, así que la agregué a mis favoritos en mi Spotify (o spofiti, como le llamo yo) y ya estaba lista para empezar con mi nueva rutina diaria.

Así que cada día (bueno, me he saltado unos cuantos, por motivos ajenos a mi voluntad), a eso de media mañana, en mi descanso para tomar un tentempié, aparto la mesita que hay entre mis sofás naranjas, me pongo el Tango de Evora en la tableta que me trajeron los reyes magos y empiezo a hacer unos cuantos saludos al sol sobre mi alfombra verde. Literalmente. Porque los días que hace sol (algunos, ni mucho menos todos), éste me baña el rostro mientras estoy haciéndolos. Y es un gustazo. A veces hago muchos, a veces pocos, según el ritmo que me apetezca llevar ese día.

He aprendido varias cosas desde que hago unos cuantos saludos al sol cada día.

La primera, que la alfombra estaba sucia.

La segunda, que se pueden tener agujetas en los abdominales haciendo saludos al sol.

La tercera, que mola tener pequeñas momentos de desconexión del estudio, pequeñas excusas para parar de ejercitar la mente y escuchar un poco el cuerpo, procrastinar con un buen fin.

Y la cuarta, que si tu padre se ofrece a pasar el aspirador a la alfombra mientras tú sales a hacer unos recados, tienes que decirle que no. Porque igual cuando vuelves te ha desmontado el desagüe del lavabo, no lo ha sabido volver a montar y tienes que lavarte los dientes en el fregadero de la cocina.

Todo son lecciones.

En la foto, Bob, el inquilino que tengo por casa estos días, flipando cuando me ha visto ponerme a hacer cosas rara sobre la alfombra.

lunes, 7 de abril de 2014

Cómo conocí a vuestra madre

¡OJO! ESTA ENTRADA INCLUYE SPOILERS.

¡¡¡MUCHOS SPOILERS!!! 

Anoche acabé de ver “Cómo conocí a vuestra madre” (HIMYM).

¡¡¡SPOILERS!!! ¡¡¡SPOILERS!!! ¡¡¡SPOILERS!!! 

Empecé a verla por casualidad, capítulos sueltos en la tele. Luego me cansé de ver capítulos aleatoriamente y de distintas temporadas (¡Qué tiempos aquellos en los que las series americanas tenían días y horas de emisión fijos! ¡Y las daban por orden!). Y empecé a verla por internet, por orden. Todos y cada uno de los capítulos.

La serie me gustó pronto: aunque desde el primer momento (o casi) odié a Robin y Barney me resultaba insoportable, Ted Mosby era un personaje lo suficientemente carismático como para cogerle cariño. Un poco empalagoso, eso sí, pero un tío majo. Y qué decir de Marshall y Lily, una pareja adorable. Hay quien ha comparado la serie con “Friends”. No sé, a mí me gustan mucho las dos, pero me he sentido más identificada con HIMYM por cuestión de edad: yo era más joven que los personajes de Friends cuando se emitió en su día y, en cambio, de edad similar a la de los de HIMYM. Y en algunas temporadas me he sentido muy identificada por Ted. Pero tampoco diría que una serie me ha gustado más que la otra, son series diferentes, ¿por qué elegir?

Ha habido capítulos y temporadas que me han gustado más que otros. Recuerdo una temporada, no sé cuál, que me resultó especialmente deprimente y dura. Bastante real, por decirlo de alguna manera. La búsqueda de la pareja adecuada que le ha durado tantos años a Ted es similar a la que muchos treintañeros solteros viven (vivimos) con la diferencia de que, en la vida real, no sabes si te pasarás el resto de tu vida sin pareja, pero sabes que sí, que Ted al final conocerá a la madre de sus hijos. Visto así, en realidad el final de la serie era (o debería ser) lo de menos: sabíamos que Ted conocería a la madre de sus hijos y de hecho ese preciso momento aparece, por fin, a mitad del último capítulo. Y es un momento genial, maravilloso, la química entre Ted y Tracy, la madre de sus hijos, es evidente. Aunque realmente el momento clave es al final de la penúltima temporada, cuando por fin vemos la cara de la susodicha.

Como decía, el final de la serie debía ser lo de menos. Al menos yo lo veía así. Es una serie divertida, que hace reír y emociona. Lo de cómo conoció a la madre es sólo una excusa. O eso creía yo. Pero no. En realidad, sus creadores sabían desde el primer momento cómo acabaría la serie, cómo al final, Ted y Robin acabarían juntos, redondeando en el último capítulo aquella historia del primero de chico conoce a chica, chico se enamora de chica y chico roba trompa azul para chica. O no. Porque, ja, ¿quién dice que Robin no lo rechaza? ¿Quién dice que empiezan a salir y descubren, una vez más, que no son el uno para el otro, que se gustan mucho y todo eso pero son muy diferentes? Igual no, igual en 2030 son almas gemelas, igual siempre lo han sido (qué va) y nos han engañado. No sé, me da igual. Sólo sé que esa parte del final no me ha gustado. Nada.

También me resultó raro que la última temporada se desarrollara en el fin de semana de la boda de Robin y Barney. Me sorprendió pero luego tampoco estuvo mal. Y tampoco me ha gustado que éstos se separaran: con el tiempo, Barney ha acabado siendo mi personaje favorito de la serie y Robin casi me ha caído bien y todo, pero sólo como pareja de Barney. Que sí, que hubiera sido totalmente irreal que Barney se hubiera convertido en un hombre fiel, un esposo ideal, pero ¡es una comedia romántica televisiva! Queremos finales felices, como Marshall y Lily. Para ver la realidad, basta mirar a nuestro alrededor. Sí, yo quería que Robin y Barney siguieran juntos y comieran perdices. Y que no nos hubieran contado que la mujer de Ted muere. Un final feliz para todos los personajes. Y punto.

Pero… pero admito que el final así es redondo. También es un final feliz, claro. Si a mí me hubiera caído bien Robin, hubiera adorado este final. Pero era tan claro, tan, tan claro que Ted y Robin no eran el uno para el otro, que me ha chirriado. Y esos momentos de la temporada final, con Ted admitiendo que sigue queriendo a Robin y con Robin dudando si ha escogido bien a su futuro marido también me han chirriado. No. Basta. No, no y no. Lo de él me lo creo: siempre estuvo más por ella que ella. Pero Robin dudando. ¡Por favor! No, no y no.

Eso sí, ese final demuestra algunos puntos de mi teoría sobre la amistad entre hombres y mujeres. Y eso me alegra. Pero sigo un poco enfadada con el final. Pero como ya he dicho alguna vez, adoro a Josh Radnor, así que haré como si los 3 últimos minutos de la serie nunca hubieran existido.

jueves, 9 de enero de 2014

Gossip Girl

And who am I? That's one secret I'll never tell ... You know you love me. XOXO, Gossip Girl

Lo admito: he visto “Gossip Girl”. Enterita. Sus 6 temporadas. Sus ciento y pico capítulos. Todos y cada uno de ellos.

¿Qué es “Gossip Girl”? os preguntaréis algunos. Una serie norteamericana para adolescentes, que refleja la vida de un grupo de jovencitos pijos, del Upper East Side neoyorquino. La chica cotilla del título (reina cotilla en la versión traducida) es la narradora de la serie, una bloguera que cuenta las historias de los protagonistas, sus cotilleos y hasta sus más oscuros secretos. Sus protagonistas son… lo peor. Serena y Blair son súper amigas, pero también se súper odian y se hacen cosas entre ellas que nadie normal haría ni a su peor enemigo. Y se quitan novios, o se lían con los novios de las otras. Chuck es el malo de la serie, muy malo y su mejor amigo es Nate que de tan bueno que es lo que es de verdad es tonto. Y claro, no puede faltar el niño pobre que se encuentra viviendo en mitad de todos estos ricachones, Dan. Y muchos secundarios: hermanos, amigos, padres, abuelos, exnovios, exmaridos, etc, etc, etc. Algunos necesarios, otros superficiales y otros simplemente odiosos.

Me lo he pasado pipa viendo esta serie. Es muy, muy irregular: hay historias, capítulos y hasta temporadas enteras que valen la pena pero también hay historias, capítulos y temporadas enteras que se podrían haber ahorrado, porque no aportan nada de nada a la historia. Ah, la historia, da tantas, tantas vueltas y pasan tantas, tantas cosas que cualquiera se las cree. Ya no sólo son amores y desamores, yo me lío con tu novio y tú con mi ex, sino que hay asesinatos, robos, orgías, drogas, alcohol, violaciones,… hasta la realeza europea (esos capítulos son la leche). Total, un desmelene absoluto. Que vamos, no está mal en una serie de este tipo. Pero hay que controlarse un poco. Porque no hay quien se lo crea. Vaya, que con unos capítulos menos hubiera estado mejor. Creo.

Y qué decir de los personajes. Cambian tanto, tanto a lo largo de la serie que parece que tengan personalidad múltiple. Yo he ido amando y odiando a todos de forma alternativa. Al principio yo era más de Serena que de Blair, pero eso ha ido oscilando bastante y al final he sido muy, muy de Blair. A Chuck al principio lo odiaba y Dan me parecía lo más, y ha acabando siendo todo lo contrario: a Dan le pegaría un tiro y Chuck ha sido el mejor. Y qué decir de Dan… bah, un soso rematado, con éste no ha habido nada que hacer.

Con esta serie me pasa lo mismo que con las películas de Crepúsculo: mi personaje masculino favorito no es ninguno de los niñatos protagonistas, sino el padre de uno de ellos. Patético, ¿no? Ay, es que una ya tiene una edad. Al principio de esta serie mi favorito era el padre de Dan, Rufus, pero es uno de esos personajes que cambia tanto, tanto a lo largo de la serie que a partir de una temporada (no recuerdo cuál) se volvió totalmente prescindible y superfluo. A partir de entonces, mi favorito fue Chuck.

En fin, que la serie ha estado bien. Es la típica tontada que ves por las noches y te duermes tan tranquilas, sin comidas de cabeza, ni cosas profundas, ni nada serio, ni sustos, ni nada de eso. Lo suficientemente plana y entretenida para seguirla durante esos ciento y pico capítulos. Ya digo, las dos últimas temporadas me han sobrado un poco (bastante) pero ha sido entretenido. Y sí, al final se sabe qué identidad se esconde detrás de la reina cotilla. Pero no lo voy a decir. Y, para ser sincera, creo que al final para mí era casi lo menos importante. Simplemente tenía ganas ya de que se acabara y pasar a otra serie.

Una cosa que molaba de esta serie es que los títulos de todos los capítulos están basados en nombres de películas o novelas. Sí, es una chorrada, pero tiene su gracia.

lunes, 7 de enero de 2013

Aiden

Hoy va de frivolidades.

Porque es lunes, he vuelto al trabajo después de algo así como mil días de vacaciones (en realidad, han sido sólo cinco), aún estoy convaleciente de mi gastroenteritis trimestral y me apetecía.

Hoy voy a hablar de mi último descubrimiento: Aiden Mathis.

Y, ¿quién es Aiden Mathis? Pues el Sr. Mathis (Aiden a partir de ahora) es un personaje interpretado por el actor inglés Barry Sloane que yo no conocía hasta ahora pero estoy encantada de haberlo conocido (televisivamente hablando).

Aiden es un personaje nuevo de la segunda temporada de Revenge, una serie que emiten en alguna cadena, pero no sé en cuál porque ya me he hartado de que cambien de orden, de día, de hora y de canal las series, así que cuando descubro alguna que me interesa, la veo por internet (igual eso es ilegal o pecado o tal, pero lo siento, me he cansado de tener que dejar de seguir series porque de repente la ponen los lunes a las 12 de la mañana o los miércoles a las 11 de la noche –yo madrugo-).

Total, empecé a ver Revenge no sé por qué. Y me gustó. La protagonista es Emily Thorne (la actriz Emily Van Camp, que salía en “Cinco hermanos”), una misteriosa joven que aparece por los Hamptons (lugar de veraneo pijo de los pijos de Manhatan, como sabrán los seguidores de “Gossip Girl” –o sea, yo-) un verano. Pero en realidad ella es Amanda Clarke que vuelve a la casa donde pasó parte de su infancia para vengar la injusta acusación (y posterior asesinato) de su padre, supuesto terrorista. La primera temporada me gustó: gente guapa, trajes guapos, malos muy, pero que muy malos, pero con corazón, intriga, tramas entretenidas y complicadas. Y, como en toda buena serie, algo de emoción romántica y tensión sexual (más o menos) no resuelta: Emily empieza a salir con el hijo de Victoria Grayson (Madeleine Stowe, genial, estupenda, mala muy mala, la Ángela Channing del siglo XXI), Daniel (un niñito bien, tirando a sosillo para mi gusto, Joshua Bowman), como parte de su venganza. Pero hay algo en el ambiente con Jack Porter (Nick Wechsler), el que fue su mejor amigo de la infancia y con el que hay una química más que aparente y que para mí (por supuesto) era el hombre perfecto para Emily.

Bueno, la historia es más complicada, otros personajes principales y secundarios muy interesantes (me encanta Nolan), flashbacks, historias con mucha historia, mucho odio, mucho amor, mucho deseo de venganza, mucho de todo. Pasan muchas cosas en la temporada, muchas. Total, que cuando acabó la primera temporada pensé “guay, hacen una segunda pero, ¿para qué?”. Por eso tardé mucho en arrancarla, en empezar a verla. Me pasé como dos semanas viendo el primer capítulo a trozos. No sabía qué me iba a encontrar, ni si me gustaría, ni qué cosas nuevas podría aportar una historia que (creía yo) no podía complicarse más.

Y, entonces, apareció Aiden.

Y pensé: “Oh, oh”. Y me dije: “oh, oh”. Porque 1. Aiden es un tipo muy, pero que muy, pero que muuuuuy interesante (vale, tiene los ojos pequeñajos y las orejas de soplillo) y 2. Las tramas se han complicado hasta lo imposible, han pasado cosas que no me imaginaba y estoy mucho, mucho más enganchada que en la primera temporada. En parte por el punto 2 pero en parte, en gran parte, por el punto 1.

Pero, ¿qué tiene Aiden?

Aiden tiene un halo de misterio que hace que te den ganas de mirarle a los ojos y pasarte el día interrogándole. Aiden tiene un poderío físico que te dan ganas de desmayarte delante suyo para que te coja en sus brazos. Aiden es malo, pero es bueno. Aiden está igual de guapo vestido todo de negro y con barba de dos días, afeitado y con traje o lleno de sangre después de una paliza. Y, encima, Aiden tiene una química con Emily que desde el primer momento que salió sólo puedes pensar “¡que se líen ya!”. Aiden tiene músculos y cerebro, es el hombre-macho que toda mujer-fuerte (como Emily) necesita a su lado para que te abrace cariñosamente en los momentos de bajón, ira o frustación (que los tiene). Aparece Aiden y te das cuenta que Daniel no engaña a nadie ni con traje: sigue siendo un niño. Aparece Aiden y te das cuenta de que Jack no era tan hombre como parecía y, en realidad, es un calzonazos. Aparece Aiden y te dan ganas de plantarte en los Hamptons y hacerle un favor.

Porque encima los guionistas, los muy cabrones, le ponen unas escenas de esas que tienes que ver cuatro veces seguidas porque no te crees que sean tan chulas. De esas de “ven aquí, no te hagas la dura, sé que estás hecha polvo” que todas necesitamos oír a veces (sólo que él no diría “hecha polvo”, porque es inglés; él dice “estás destrozada”). O le dice por milésima vez a Emily “¿Estás bien?” y ella contesta “Siempre me preguntas lo mismo” y él dice “Pero tú nunca respondes”. O mira directamente a una cámara de seguridad (sabiendo que ella está mirando al otro lado) en un momento clave y suelta “Confía en mí”. Y, claro, tú piensas: “Pues nada, yo ya hace unos cuantos capítulos que confío en ti. Ahora, sólo quiero confiar en que los guionistas no te maten”. Porque en esta serie, pasa de todo.

Pero bueno, no todo el mérito lo tienen los guionistas. Me parece que Barry Sloane es un actor como la copa de un pino. No lo conocía, pero insisto, estoy encantada de haberlo descubierto. No entraré si la serie es buena o mala (no lo sé, pero a mí me chifla), pero tiene actores muy buenos y personajes chulos y bien definidos. Ya los tenía en la primera temporada, pero en esta segunda… en esta segunda, no tienen nada que hacer al lado de Aiden: se los come a todos con un simple parpadeo. Y mira que es difícil al lado de una leona como Madeleine Stowe. Por fin un hombre a la altura de Emily. Me encanta. Me chifla. Espero que dure en la serie. Larga vida a Aiden.

Cuando sea una hiper-estrella hiper-famosa, recordad que yo lo vi primero.

Y con esto y un bizcocho, acaba la sesión frívola del día. Aunque bien leído, no me ha quedado tan frívolo como pensaba.

Y Messi Balón de Oro. Puedo decir que lo he visto jugar en vivo y en directo. No una, ni dos, sino hasta tres veces. Pero esa es otra historia que ya conté alguna vez, en algún otro lugar.

En la foto, Barry Sloane como Aiden. Por una vez, las fotos de esta entrada no son mías (qué más quisiera yo…). Y como sé que con una no basta, dejo un par más de regalo.