lunes, 20 de abril de 2020

Quinta semana

El silencio. El silencio fue lo primero que me sorprendió (o tal vez asustó) del inicio del confinamiento. El silencio frío y constante, en mitad de la ciudad, en un barrio bullicioso como es el mío. Y el silencio me sigue sorprendiendo ahora, cinco semanas después. La mayor parte del día reina el silencio de una hora temprana de un domingo invernal. Es agradable, pero un poco terrorífico también. Los románticos dicen que se oyen más los pájaros. Sí, se oyen. Pero lo que yo más oigo es el silencio. No es siempre así, a ratos se oyen cosas, diría que cada vez más. Algún coche que pasa, vecinos que hablan de balcón a balcón, niños gritando mientras juegan dentro de sus casas. Esos son sonidos de normalidad, que me hacen pensar que el mundo sigue siendo como hace dos meses, aunque en realidad no lo sea.

El sábado, cerca de la medianoche, salí al balcón. Estaba lloviendo pero la temperatura era agradable. Estaba pasando el camión de la basura y me quedé a ver cómo recorría toda la calle y acababa desapareciendo girando al final de la misma, allí donde hace tiempo se levantaba un campo de fútbol que ya no existe. Me quedé un rato mirando las ventanas de las casas iluminadas u oscuras, escuchando el sonido de la lluvia, que sonaba más fuerte que nunca, aunque en realidad caía suavemente. Vi a un par de chavales, que no creo que estuvieran paseando el perro ni tirando la basura, por la calle, mirando alrededor, con esa pinta de saber que están haciendo algo malo, y escabulléndose de nadie. Fue sumamente relajante ese ratito escuchando el ruido de la lluvia por encima del silencio.

Me encantan los aplausos de las ocho. Me encanta esa rutina de salir al balcón y aplaudir con todas mis fuerzas, ver a los vecinos en sus balcones, saludarnos los que nos conocemos y los que no nos conocíamos hasta ahora. Me encanta como todos nos asomamos más, si cabe, a nuestras ventanas y balcones el día que pasa la policía, o los bomberos, o alguna ambulancia justo a esa hora, despacito, haciendo sonar sus sirenas, enciendo sus luces. Cuando eso pasa, los aplausos suenan más fuerte y todos sonreímos más. Porque a mí salir a aplaudir me hace sonreír.

Ha sido una semana rara. He estado desorientada, no me ha cundido nada y no me refiero solo al trabajo. Hay días buenos, hay días malos y es absurdo ahondar en la sensación continua de incertidumbre porque nada bueno vamos a sacar de eso. Así que hay que centrarse en el día a día, en cada hora, en cada momento. Es lo único que tenemos.

En la foto, uno de los bichitos que me acompañan en las horas de trabajo de este confinamiento.

1 comentario:

  1. I need more sex, ok? Before I die I wanna taste everyone in the world. Hey, i am looking for an online sexual partner ;) Click on my boobs if you are interested (. )( .)

    ResponderEliminar