sábado, 14 de marzo de 2020

Esto también pasará

Son días extraños, son tiempos extraños.

Están pasando muchas cosas en muy poco tiempo, a un ritmo vertiginoso. Pero, a la vez, parece que esto va a durar para siempre, que no acabará nunca.

No sé cómo lo viven los demás. Yo voy de un extremo a otro. En un momento, lo único que quiero es acurrucarme en una esquina y llorar e, instantes después, me pongo a hacer cosas rutinarias, del día a día, como si nada hubiera pasado, como si un virus no hubiera puesto nuestras vidas patas arriba. A ratos, me resulta imposible concentrarme en cosas simples, como leer; pero también me arrebujo entre las sábanas, con un libro entre manos, alargando la hora de levantarme, como si fuera un sábado por la mañana cualquiera.

No sabemos lo que nos espera, no sabemos qué va a pasar.

Hace un mes, mis planes de vida eran organizar los viajes de trabajo de las siguientes semanas (Roma, Argel) y preparar un proyecto personal que suponía un reto muy grande. Dos días después, mi madre estaba en la UCI, recuperándose de un susto gordo, muy gordo. Diez días después, el proyecto se iba al garete. Y, en paralelo, el mundo hablaba de un virus nuevo que ya empezaba a cambiar nuestras vidas, a anular eventos, a causar estragos.

Hoy, en un súper de mi barrio que habitualmente está vacío, había un aforo limitado que una chica controlaba, a la entrada. La gente iba por la calle, casi como un día normal, pero todos sabemos que no es un día normal y, lo que da aún más vértigo, que los próximos días van a ser todo menos normales.

Tenemos que seguir los consejos sanitarios, informarnos por medios oficiales, lavarnos mucho las manos, evitar tocarnos la cara, quedarnos en casa, cuidarnos y cuidar a los que nos necesitan. Es el mejor momento de la historia para que pase esto: tenemos un sistema sanitario robusto (a pesar de recortes que tanto daño hacen ahora), tenemos fuentes fiables de información (no difundáis bulos, no fomentéis el pánico) y tenemos medios tecnológicos suficientes para hacer que, aunque estemos aislados en casa, podamos entretenernos, trabajar y estar en contacto con nuestros seres queridos.

Estamos viviendo algo que no sé si marcará nuestras vidas, pero sí que será imposible olvidar. Eso está claro, independientemente de lo que pase en los próximos días. Llenemos esos días de cosas bonitas, de cosas buenas, creemos recuerdos para cuando, en unos años, hablemos de estos días, lo hagamos con una sonrisa, podamos decir lo de “¿Te acuerdas cuando…?” y detrás haya algo que nos haga sonreír. El concierto que seguiste online, el libro que leíste, la nueva receta que cocinaste, la película que disfrutaste o la serie a la que te enganchaste solo porque alguien te recomendó. La nueva rutina que creaste con amigos o que reforzaste (un mensaje de buenos días por la mañana, una llamada cuando notas que alguien está un poco más preocupado de lo normal). Incluso la limpieza a fondo que hiciste en casa o el curso online que siempre quisiste hacer, pero para el que nunca encontraste tiempo. Se me ocurren muchas, muchas cosas para hacer en casa estos días de las que nos podemos llevar recuerdos bonitos. Quédate en casa, por ti, por los tuyos, por todos. Vale la pena el esfuerzo.

Porque podéis estar seguros de algo: esto también pasará.

En la foto, el más pequeño de mis ginkgos, adelantándose a la primavera.

1 comentario: